martes, 1 de diciembre de 2015

El universo Pop! se expande... ¿demasiado?

Todo empezó en el año 2010, concretamente en la San Diego Comic Con de ese mismo año, con la presentación del primer prototipo llamado Funko Force 2.0 de lo que más adelante sería la línea de figuras Funko Pop!; en un principio la reacción de la gente no fue muy positiva, pero con tan solo tres licencias (Marvel, Dc y Star Wars) empezaron la producción de las figuras que ahora conocemos como Funko Pop! Vinyl, en poco tiempo llegaron a ser más de 25 licencias, todas englobadas dentro de la llamada cultura Pop! que incluye desde el mundo del cómic, la música, el cine y  la televisión, esto y su bajo precio, han hecho de la línea todo un éxito hasta llegar a hoy en día, en lo que a groso modo, hemos llegado a estar cerca, si no sobrepasa ya, de la friolera de más de 2000 figuras Funko Pop!.

Pero esto no podía quedar así, Funko con gran visión de mercado, ha visto el filón y tras probar con figuras de varios tamaños ha ido ampliando su mercado con el lanzamiento de innumerables productos basados en estos diseños, ahora podemos encontrar desde camisetas con diseños Pop!, llaveros, puntos de libro, tazas, pines, saleros/pimenteros, incluso un altavoz con diseño basado en Batman.
Marcadores de libro Funko Pop!Altavoz Batman Funko Pop!Camisetas Funko Pop!Llaveros Funko Pop!
En lo referente a tazas os dejo a continuación los dos últimos modelos que acaban de ser anunciados, estos corresponden a Groot y Rocket Raccon, personajes salidos de los cómics y película "Los Guardianes de la Galaxia" de Marvel/Disney.
Taza GrootTaza Rocket Raccon
Y si todo esto no fuera suficiente, Funko acaba de añadir a ya su amplio mercado incluso bolígrafos con diseños Pop!, además un puzzle con personajes Marvel. 
Lapices Funko Pop!Puzzle Funko Pop!

¿Hasta dónde llegará el universo Funko Pop!? ¿Creéis que aparecen demasiadas figuras nuevas y muy rápido? , ¿Se está explotando demasiado la gallina de los huevos de oro?. Solo el tiempo y nosotros los compradores, podemos decidir hasta donde llega.
Nuestros bolsillos seguirán llorando hasta ese momento y nuestros corazones de coleccionistas felices.